¡ENVIO GRATIS DESDE $680!

Teína vs Cafeína: El eterno debate

“¿Es la teína y la cafeína lo mismo? ¿Cuáles son sus diferencias? ¿Qué es mejor?” Son algunas de las preguntas que han dividido a lo largo del tiempo a los bebedores de té y café. En este artículo, vamos a explicarte las diferencias y beneficios de cada una de estas sustancias.

Antes que cualquier cosa es importante entender que cuando hablamos de teína o cafeína nos referimos a una molécula que se encuentra en diferentes plantas y alimentos. Pero ¿existe entonces alguna diferencia entre las dos moléculas? La respuesta es sorprendente pero no, la teína y la cafeína son de hecho, la misma molécula.


En resumen, son el mismo compuesto químico que recibe un nombre distinto dependiendo del alimento en el que se encuentren.


La gran diferencia de cómo estas moléculas afectan al cuerpo de forma diferente recae principalmente en tres factores:

  1. La cantidad de estimulantes
  2. La tasa de absorción
  3. La tolerancia de nuestro cuerpo a la sustancia.

A continuación te explicamos la diferencia de estas dos sustancias tomando en cuenta los factores anteriormente mencionados.


Cantidad de teína o cafeína


Es un hecho que el café es mucho más fuerte que el té, ya que la concentración de sus moléculas es de 3 a 4 veces más fuerte que la del té, es por eso que definitivamente el café es una sustancia mucho más estimulante.


Tasa de absorción de la teína vs la cafeína


La teína y la cafeína a pesar de ser la misma molécula, es que son metabolizadas por el organismo humano de diferente manera.


Las principales diferencias de la absorción de la cafeína y la teína son:


  • El té va al intestino delgado, por lo que su proceso de absorción es más lento ya que el organismo realiza más esfuerzo para romper los enlaces internos de la molécula para absorber  la teína, es por eso que puedes notar que el té tarda más tiempo en hacernos efecto, a diferencia del café, el cual va directamente al estómago por lo que su absorción es más rápida y logramos percibir su efecto energizante con mayor velocidad y “efectividad”.

Así que ya sea que te identifiques como “tea lover” o “coffee lover” , a continuación te citamos solo algunos de los beneficios más destacables que puedes encontrar en estas dos sustancias:


  • Ambas bebidas son una fuente muy rica de antioxidantes, los cuales ayudan a prevenir el daño celular y a eliminar sustancias químicas dañinas en nuestro organismo, lo que promueve un mejor estado de salud.

  • Ayudan a reducir el riesgo en algunas enfermedades. Tanto el café como el té están asociados a la prevención del cáncer o la diabetes, inclusive son asociados también con la aparente reducción de riesgo en enfermedades degenerativas como el Alzheimer o Parkinson. Por su parte, el té ayuda a mejorar problemas digestivos, aliviando la inflamación y el dolor de estómago.

Ahora que ya sabes las diferencias de estas dos sustancias características de tan populares bebidas, platícanos ¿continúas sintiendo inclinación o preferencia por alguna de estas?.